jueves, 27 de marzo de 2014

Cómo hacer del fracaso una oportunidad

Según la definición de la Real Academia Española de la Lengua el error es “un concepto equivocado o juicio falso. Acción desacertada o equivocada”

¿Por qué tenemos miedo a fallar? ¿Por qué castigamos y no olvidamos el fracaso? Mientras sigamos con esa mentalidad no progresaremos y perderemos muchas oportunidades. Hay que aprender a ver que en cada error se halla la posibilidad de una nueva historia.

A nadie le gusta fracasar, pero un excesivo  miedo al fracaso conduce a la paralización. Michael Jordan, el jugador de baloncesto, dijo en una ocasión “He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. En 26 ocasiones se me ha confiado el último tiro de un juego y he fallado. He fracasado una, y otra, y otra vez en mi vida. Y por eso…..tuve éxito”. No hay un gran logro que no vaya acompañado de decenas de fracasos.

Fracaso no significa que hemos actuado mal. Significa que no hemos hecho lo que hacía falta hacer.
Fracaso no significa falta de capacidad. Significa que necesitamos hacer las cosas de manera diferente.
Fracaso no significa que la vida no nos apoya. Significa que la vida tiene reservado algo mejor para nosotros.
Fracaso no significa que todo ha terminado. Significa que necesitamos volver a comenzar.
  
La habilidad para aprovechar las oportunidades que nos brindan los fracasos es la gran diferencia que distingue a la gente exitosa de la mediocre, aprovecharse de estas oportunidades es la clave del triunfo.

A continuación te presentamos algunos consejos para aprovechar todo lo que el fracaso puede ofrecernos:
  • Has gastado tu tiempo sabiamente, así que no te arrepientas: hacer algo, aunque se haya errado, es siempre mejor que no hacer nada. La inacción es el peor de los fracasos.
  • El fracaso existe para ofrecer sabiduría: Los errores tienen el significado que queramos darle, si lo consideramos como un aprendizaje, cada fracaso será como un paso hacia el éxito.
  • Mantener el entusiasmo: hay que seguir intentándolo con el mismo entusiasmo con el que comenzamos, conseguir que la emoción no decaiga.
  • Mantener la autoconfianza: confiar en nosotros mismos, a pesar de los fracasos, es esencial para superar los obstáculos. Muchas de las personas que han logrado grandes logros no tenían especial talento, solo eran personas con una extraordinaria actitud.
  • Seguir apuntando hacia arriba: debemos tener siempre claro el objetivo de nuestros esfuerzos, hay que seguir apuntando algo y no rebajar el nivel de exigencia. Si rebajamos nuestras expectativas perdemos energía y siempre hay que tener una motivación para que los esfuerzos vitales tengan sentido.
  • No te rindas, tal vez estés cerca del éxito: la concatenación de intentos fallidos lo que puede conducirnos al éxito, si crees en lo que haces en algún momento lograrás tu objetivo. En caso contrario, al menos tendrás la satisfacción de que lo intentaste hasta el final.
  • Aprende de los errores: un fracaso nos enseña lo que no debemos hacer para lograr el éxito, nuestra capacidad para ver por qué hemos fallado es esencial para encontrar la manera de no repetir los mismos errores es algo esencial.
 
 
Que no hayas alcanzado tu objetivo significa únicamente que no lo hayas alcanzado todavía. El fracaso es solo un juicio sobre los resultados a corto plazo. Puedes sacar provecho de un fracaso viéndolo bajo una perspectiva diferente y así convertirlo en una oportunidad de crecimiento.

Para transformar el fracaso en oportunidad sigue los siguientes pasos:
 
1º. Distingue entre capacidad y posibilidad:

Puedes preguntarte ¿no puedes o no sabes hacer algo? Aunque no sepas cómo hacer algo no quiere decir que no sea posible para ti hacerlo, de tal manera que solo necesitas aprender cómo hacerlo.

2º. Aprecia todo el esfuerzo que realizas:

En vez de pensar que has fracasado y que lo hiciste mal piensa que lo estás haciendo lo mejor posible y puedes hacerlo mejor. Si fallas en conseguir un objetivo esto solo significa que puedes elegir  hacerlo de otra forma, si aprecias tu esfuerzo te darás cuenta que eres capaz de hacer cosas que te acercan a tu objetivo, solo que la próxima vez acertarás de una forma diferente.

3º. Interpretación no es realidad:

Los hechos nos muestran que hemos hecho una cosa u otra.La interpretación “fracaso” solo vive en el dialogo que utilizamos para explicar dichos hechos. Eres tú quien elige vivir esa explicación como si fuera el hecho sin darte cuenta que solo es una interpretación que al vivirla o sentirla como cierta te deja sin recursos ni posibilidades.

En consecuencia, es mejor que construyas deliberadamente una explicación que te genere opciones y posibilidades y eso puedes hacerlo, porque en el espacio de tu mente solo piensas tú. En tu mano está elegir qué interpretación construir de cara a cada “problema” está en ti poder ver la oportunidad.

 Y tú, ¿cómo afrontas los fracasos? ¿eres de los que aprende de ellos….?

Si quieres mantenerte informado en materia de formación y empleo, Inaem Orienta te ofrece recursos y herramientas de búsqueda de empleo; así como el asesoramiento de un tutor on line.

Síguenos en Facebook y Twitter

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario