viernes, 7 de marzo de 2014

¿ES NECESARIO REALIZAR AUTOCANDIDATURA?

Ésta es una pregunta que con frecuencia suelen plantearnos los usuarios cuando se les orienta acerca de las distintas vías de búsqueda de empleo. “¿Realmente sirve para algo?” plantean ante los escasos resultados que tal forma de buscar empleo les ofrece a corto plazo.

La autocandidatura consiste en ofrecer espontáneamente nuestra candidatura y nuestros servicios (esto es, ofrecer nuestro curriculum) a una empresa sin que haya mediado ninguna oferta o anuncio de por medio. Esta forma de buscar empleo requiere, por tanto, de una gran cantidad de iniciativa personal y también de atrevimiento puesto que, al no existir una oferta de trabajo, lo más probable es que, cuando acudamos a una empresa ofrecer nuestros servicios, lo más probable es que no necesiten a nadie e, incluso, que nuestro curriculum sea rechazado.
 

 
No obstante, esa posibilidad no debe disuadirnos de seguir realizando autocandidatura puesto que debemos tener en cuenta que dicha forma de buscar empleo no debe plantearse como objetivo un éxito inmediato, sino que se trata de una forma de encontrar trabajo cuyos resultados se obtienen, casi siempre, a medio o largo plazo. Se trata de “sembrar para el futuro”. Si queremos encontrar trabajo por todos los medios, además de responder a las ofertas que veamos publicadas debemos también anticiparnos a las necesidades de la empresa. Puede que la empresa a la que acudimos no necesite a nadie “ahora”, pero no sabemos si puede necesitar a alguien más adelante: tal vez por una baja laboral, un despido de un trabajador o alguien que se haya ido de dicha empresa. En esos casos, si hemos logrado que nuestra autocandidatura tenga éxito (esto es, que se hayan quedado nuestro curriculum), nuestro curriculum ya estará ahí y es probable que la empresa se decida antes por seleccionar posibles candidatos de entre los curriculos que ya posee, antes que poner un anuncio y esperar a obtener respuesta.

Así pues, el objetivo primero de la autocandidatura no debe ser encontrar trabajo de forma inmediata sino “que se queden nuestro curriculum”. Si logramos que en la empresa se queden con nuestro curriculum, aunque parezca que lo hayan hecho con desinterés o desgana, eso ya es un éxito y como tal debemos considerarlo.

Sin embargo, antes de lanzarnos a realizar una autocandidatura debemos plantearnos una serie de cuestiones:
 
- La primera es decidir a qué empresas vamos a acudir. Lo normal es empezar por aquellas empresas a las que nuestro curriculum les pueda interesar, es decir, empresas que tengan relación con nuestra anterior experiencia profesional. También es aconsejable empezar por empresas con las que tengamos algún tipo de contacto personal, bien porque hayamos tratado con ellas en nuestro anterior puesto de trabajo y, por tanto nos conocen, o bien porque conozcamos a alguna persona que trabaje en esa empresa.
 
- La segunda cuestión a plantearnos es de qué modos vamos a realizar la autocandidatura. Disponemos de tres modos principales para hacerla:
  1. Acudir a la empresa en persona
  2.  
     
  3. Enviar nuestro curriculum por correo postal
  4.  

  5. Enviar nuestro curriculum por e-mail

La primera opción no es aconsejable si no estamos en el estado emocional adecuado. Si nos acaban de despedir y aún no hemos logrado asimilar plenamente nuestra nueva situación de desempleo, el acuadir personalmente a una empresa a presentar nuestro curriculum puede resultar perjudicial puesto que, si nuestro curriculum no es aceptado, ello puede hundir aún más nuestra autoestima. En ese caso sería más aconsejable realizar la autocandidatura a través de alguno de los otros dos medios.
 
En el segundo y tercer caso, debemos tener en cuenta que deberemos presentar nuestro curriclum acompañado por una carta de presentación correctamente redactada que explique bien por qué nos interesa trabaja en esa empresa en concreto y qué es lo que podemos ofrecerle. En nuestro portal de inaemorienta hay disponibles distintos modelos de cartas que puedes consultar.
 
- En tercer lugar, debemos tener en cuenta, que si queremos que nuestra autocandidatura tenga éxito, debemos hacerla de forma constante y organizada. Suele ser habitual que, ante la falta de resultados a corto plazo (a pesar de los curriculums entregados nadie llama para ofrecernos un trabajo), la gente se desanime y progresivamente vaya dejando de realizar autocandidatura. Eso es un error. Si queremos obtener resultados a medio largo plazo debemos ser inasequibles al desaliento y seguir ofreciendo nuestro curriculum a las empresas puesto que, cuantas más empresas lo acepten, más oportunidades tendremos de encontrar trabajo en un futuro.
 
Además, como hemos dicho, esa autocandidatura debe realizarse de forma organizada. En primer lugar debemos seleccionar en qué días y en qué momentos vamos a realizar dicha labor siendo conscientes de que debemos compaginar esa forma de buscar empleo con las restantes formas de búsqueda. Además, debemos llevar una agenda donde anotemos bien con qué empresas hemos contactado, en cuáles se han quedado con nuestro curriculum y en qué fecha hemos contactado con ella, así como el nombre de la persona de contacto si es que lo tenemos.
 
- Por último, para que la autocandidatura sea efectiva, debe tener una continuidad a lo largo del tiempo, es decir, una vez abierto el contacto con una empresa deberemos mantener abierto ese contacto, actualizándoles nuestro curriculum siempre que sea posible.
 
“¿Cada cuanto tiempo debo volver a enviarle un curriculum a la empresa?” suelen preguntar nuestros usuarios. Tal vez no sea una cuestión de “cada cuánto tiempo” sino de “para qué”. Debemos enviarle un curriculum a la empresa cada vez que tengamos algo nuevo que ofrecerle, esto es, cada vez que hayamos hecho un curso nuevo o hayamos trabajado en algún sitio, etc. y hayamos incorporado esa nueva información a nuestro curriculum, modificándolo. En ese caso, deberemos enviar inmediatamente nuestro curriculum nuevamente a las empresas con las que hayamos contactado. De ese modo lograremos cumplir varios importantes objetivos que son vitales para que la autocandidatura pueda finalizar en la consecución de un empleo:

  • Que vean que mi interés original por la empresa era real y no fingido.
  • Que me recuerden, sobre todo si ha pasado ya cierto tiempo desde que les envié mi curriculum.
  • Que vean que sigo activo, actualizando mis conocimientos y mejorando mi perfil. Tal vez en su momento no les interesara el curriculum porque tenía alguna carencia importante para ellos y en cambio ahora sí les interese más.
  • Que cambien el curriculum antiguo que les envié en su momento por el nuevo, más actualizado. De ese modo, si en algún momento me llaman para hacer una entrevista de trabajo, el entrevistador siempre dispondrá de todos los datos y de la información más actual acerca de mí.
  • Que mi curriculum vuelva a estar “en primera línea” junto con el de otros candidatos que también lo hayan enviado a esa empresa posteriormente al mío.
Si sigues todos estos consejos es muy posible que la autocandidatura tenga más probabilidades de llegar a buen fin. En cualquier caso, recuerda: la autocandidatura es una forma más de buscar empleo que no debemos dejar de utilizar junto con todas las demás si queremos aprovechar al máximo todas nuestras oportunidades de encontrar un trabajo. INAEM Orienta te ofrece recursos y direcciones de interés para localizar ofertas de empleo.
 

Síguenos en Facebook y Twitter

1 comentario:

  1. creo que es una forma original y a la larga puede que sea hasta Segura.
    yo ya llevo unos meses haciendo esta clase de curriculum. os animo a que lo hagáis así.

    ResponderEliminar