viernes, 7 de noviembre de 2014

El control emocional en el logro de tus objetivos

¿Qué sientes, ahora mismo, mientras lees esto? ¿Sientes curiosidad? ¿Esperas aprender algo?...
 
Emociones como estas son parte de la naturaleza humana. Nos dan información sobre lo que estamos viviendo y nos ayudan a saber cómo reaccionar.

Antes de nada, conviene aclarar las diferencias entre lo que entendemos por emociones y otros conceptos que se tienden a confundir en la vida diaria:
  • Las emociones: Es lo que sentimos en un momento determinado ante una persona o una circunstancia. Se produce de forma rápida, incluso instantánea y no suele durar mucho tiempo.
  • Sentimientos: Es lo que sentimos hacia las personas de una manera más o menos permanente . Es decir, es un sentir que no se ha producido de repente sino gradualmente, con el paso del tiempo, y que tampoco cambia por completo de la noche a la mañana.
  • Estados de animo: Es lo que sentimos de forma más o menos habitual ante una situación o circunstancia que a su vez también tiene una cierta duración. No se refiere, pues a personas, como era el caso de los “sentimientos”, pero se parece a estos en que también tardan en fraguarse y también duran en el tiempo más que las “emociones”.
  • Sensaciones: Se refieren a sentires de tipo corporal físico como puede ser el frío, el hambre, el sueño, el dolor de cabeza etc.

No existen buenas o malas emociones, pero sí formas buenas y malas de expresar las emociones (o actuar sobre ellas).
La mayoría de nosotros sentimos muchas emociones diferentes a lo largo del día. Las emociones van y vienen.  Algunas duran solo unos pocos segundos. Otras pueden durar un poco más, provocando un estado de ánimo.
 
Las emociones son imprescindibles para:
  • Decidir.
  • Activar y motivar para el logro y alcanzar resultados.
  • Generar nuevas acciones y aprendizajes.
  • Cambiar realidades.
 
Ventajas de identificar lo que sentimos:
  • Nos informa de lo que necesitamos.
  • Nos permite disfrutar de las emociones agradables de baja intensidad.
  • Nos permite regular  las emociones desagradables de baja intensidad.
  • Nos evita acumular basura emocional.
  • Nos evita diálogos internos negativos, somatizaciones y “prontos”.
  • Nos permite controlar los comportamientos violentos.
  • Nos evita caer en estados depresivos.
 
Todas las personas experimentamos a diario emociones como la alegría, el miedo, la rabia o ira, el orgullo, la tristeza y frecuentemente no sabemos como comportarnos frente a ellas y nos desbordan. Además, la intensidad de una emoción puede depender de la situación y de la persona. Todo ello, puede afectar en el modo en el que nos relacionamos tanto a nivel privado (vida personal) como a nivel profesional (entorno laboral).

Si quieres conocer y practicar algunas técnicas de control emocional, así como acercarte a la inteligencia emocional (es decir, la capacidad de comprender, utilizar y controlar nuestras emociones), te invitamos a realizar el taller de control emocional que encontrarás en Inaem Orienta.

También puedes seguirnos en Facebook, twitter y linkedin
 

1 comentario:

  1. Importantisimo el control emocional ,la toma de decisiones y la orientacion al logro van en el mismo vagon del tren ,el cual puede convertirse en el vagon del exito o del fracaso.

    ResponderEliminar