Franquicias II: el perfil del franquiciado

En un post anterior, afrontamos las ventajas e inconvenientes del sistema de franquicia. De manera paralela, debemos ser conscientes que el proceso de selección  tiene dos direcciones, es decir, no sólo el franquiciado  debe analizar a los posibles franquiciadores sino que el franquiciador debería ser exhaustivo y selectivo con los personas que pretenden  entrar en su enseña. Es evidente, que una buena selección de futuros franquiciados es vital para la salud de la franquicia.

Perfil del franquiciador

Así pues, deberemos valorar muy  positivamente cuando el franquiciador se preocupe por conocer nuestros intereses, experiencia... Al fin y al cabo, va a ser su socio y va a gestionar un negocio usando su marca.

Con lo anterior no  queremos decir que para poder entrar a formar parte de una franquicia de una determinado tipo de negocio, el franquiciado tenga que ser un experto conocedor del mismo ( la franquicia perdería parte de su cometido ) pero sí que el franquiciador pida un determinado perfil. 

Parece comprensible que una enseña de inmobiliarias puede que no vea problema en que un futuro franquiciado carezca de experiencia en el sector si al menos cuenta con experiencia comercial, pero no estaríamos tan de acuerdo si le dan el visto bueno a un futuro franquiciado que carece por completo de experiencia comercial y que además su perfil es claramente analítico.  Conviene por tanto, conocer las habilidades fundamentales para gestionar un determinado negocio de un sector en concreto y realizar un auto análisis serio.

De todos modos  y a modo de resumen, podemos hacer referencia a una serie de aspectos o características generales que son solicitadas por los franquiciadores a sus franquiciados independientemente del sector en el que operen.
 

¿Cuál es el perfil del franquiciado?


  • Deseo de gestionar su propio negocio  y perspectiva empresarial.  Los franquiciadores quieren personas que tengan claro su deseo de iniciar una actividad empresarial  propia y todo  lo que conlleva ( no habrá horarios fijos, ni retribución fija...). Deben ser capaces de, con el apoyo de la franquicia, gestionar y tomar decisiones, en ocasiones, complicadas y dolorosas.

  • Constancia y disciplina. Los franquiciadores quieren que sus franquiciados, teniendo la iniciativa del emprendedor, sean capaces de adaptarse a la disciplina que implica una franquicia. Por otro lado, la constancia y el tener claro que una inversión en franquicia es un proyecto a medio plazo, ya que los beneficios tardan en llegar y por lo tanto, no caben los inversores tipo especulativo que buscan el beneficio en el corto plazo.

  • Capacidad de gestión. El franquiciado no deja de ser un/a empresario/a y como tal deberá  gestionar diferentes ámbitos de su negocio ( personal, clientes...). En definitiva, deberá ser capaz de tomar decisiones, dentro de los márgenes que le marque la franquicia, que afectarán a diferentes áreas.

  • Capacidad en las relaciones personales. Tanto para asegurar  una correcta relación con sus clientes y su personal como para asegurar una buena relación entre el franquiciado y franquiciador.  

  • Recursos económicos. Evidentemente al franquiciador le preocupará este aspecto, ya que el franquiciador es consciente de la importancia de la solvencia económica a la hora de acometer un proyecto empresarial con cierta holgura.

  • Experiencia en el sector o determinados estudios o profesiones. Aunque no suele ser determinante en la mayoría de las franquicias algunas enseñas por necesidad legal o complejidad del negocio (informática ) requieren a sus franquiciados  de ciertos títulos académicos o cierta experiencia en el sector o en tareas de gestión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consejos para activar tu inscripción en la Bolsa de Empleo del SALUD

¿Dónde puedo encontrar trabajo en las fiestas del Pilar?

Cuidado: Un contrato mercantil No es un contrato de trabajo