La comunicación no verbal en la entrevista de trabajo

En una entrevista de trabajo, como en tantas otras interacciones de nuestra vida diaria, tan importante es lo que le contamos a la persona que nos entrevista, como lo que expresamos con nuestro lenguaje corporal (aunque a veces lo hagamos de manera inconsciente).

El lenguaje corporal no es otra cosa que lo que transmitimos al mismo tiempo del lenguaje verbal (o en su lugar) a través de nuestros movimientos corporales y gestos.

Un mensaje efectivo requiere que el comportamiento verbal y no verbal vayan en la misma dirección, es decir que el significado explícito del comportamiento verbal coincida con el significado implícito del comportamiento no verbal.

Cuando existe inconsistencia entre estos dos comportamientos, es el comportamiento no verbal el que cobra más relevancia y el que más impacta en su interlocutor.

A continuación te proponemos algunas reflexiones sobre aquellos aspectos o habilidades básicas más relevantes que intervienen en dicho comportamiento no verbal:

El tono emocional : una entonación animada, una expresión facial que denote interés, sonreír…nos permitirá transmitir seguridad, confianza, motivación… Pero recuerda, la sonrisa: debe ser moderada.

El volumen y claridad de la voz denota autoconfianza, seguridad en sí mismo, interés en el puesto de trabajo.. por lo que las personas que suelen hablar a poco volumen y vocalizar inadecuadamente, pueden estar transmitiendo todo lo contrario. Estos problemas pueden estar ocasionados por estados de ansiedad y nerviosismo, pero pueden trabajarse.

Fluidez Verbal: es conveniente hablar sin interrupciones, decir lo que se quiere decir, utilizar un lenguaje y un vocabulario rico, evitar muletillas y reiteraciones, emitir respuestas amplias, de duración adecuada. Ni extendernos demasiado en nuestras explicaciones, ni responder con monosílabos.

Contacto visual: La mirada es un potente elemento de comunicación, pudiendo transmitir honestidad, seguridad e interés. Es habitual que al hablar de temas difíciles o cuestiones íntimas, nos resulte más complicado mantener la mirada. Además, la persona de estatus superior tiende a mirar más al de estatus inferior. Evitar el contacto ocular en una entrevista resulta muy contraproducente, aunque mirar fijamente al entrevistador/a podría resultar agresivo e incómodo.

Expresión facial: Es uno de los medios más importantes de la comunicación no verbal. A través de la expresión de la cara podemos comunicar el grado de inclinación, comprensión, interés o implicación hacia una persona o situación; el estado emocional de los interlocutores.
Postura: Conviene cuidar nuestra manera de sentarse: espera que el entrevistador/a te invite a sentarte y mantén una postura corporal correcta. Mantén una postura correcta, sin estar rígido ni echado sobre la silla.

Gestos y tics: no gesticules de forma exagerada. Intenta mantener quietos los pies. No cruces los brazos. Los gestos con las manos es una de las dimensiones más importantes. Sirven para enfatizar los mensajes verbales.

Lo más importante es mantener una actitud positiva ante el hecho de formar parte de la empresa y demostrarlo no sólo con palabras, sino también a través de la comunicación no verbal: en definitiva, que exista coherencia entre lo que decimos y cómo lo decimos, para que nuestro mensaje llegue con claridad al receptor.

Prepárate sobre estos aspectos antes de ir a una entrevista de trabajo y reflexiona sobre los mismos tras haberla realizado.

Si necesitas la ayuda de un tutor, no dudes en hacerlo a través de Inaem Orienta. ¡Te esperamos!

Siguenos en Facebook y twitter

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consejos para activar tu inscripción en la Bolsa de Empleo del SALUD

¿Dónde puedo encontrar trabajo en las fiestas del Pilar?

Cuidado: Un contrato mercantil No es un contrato de trabajo