Los test en los procesos de selección


En muchas ocasiones, las personas que optan a un puesto de trabajo se enfrentan a diferentes pruebas. La valoración de nuestras aptitudes para realizar tareas relacionadas con el trabajo, se puede realizar también a través de pruebas escritas que miden diferentes tipos de inteligencia o que intentan conocer y delimitar las capacidades personales, los rasgos de personalidad, los intereses y valores de cada uno. Estas pruebas (test) están estandarizadas, es decir son las mismas para todo el mundo y se han validado estadísticamente. 

Cada empresa decide qué tipo de test pasa dependiendo de las capacidades que considera que ha de tener la persona que ocupe el puesto ofertado. Estas pruebas no son determinantes en la selección final, pero sí que pueden ser excluyentes cuando son una parte del proceso de selección previo a la entrevista.



Estos test tienen un tiempo límite en el que hay que realizarlos. Aunque habitualmente las respuestas suelen ser varias alternativas entre las que solo una es correcta, en algunas pruebas, el candidato/a tiene que escribir la respuesta sin ver ninguna alternativa.

Diferentes estudios indican que los test de aptitudes, junto con la entrevista estructurada y los test de personalidad, son los mejores predictores del éxito en el trabajo. Ahora bien, también queremos dejar claro que una puntuación baja no indica siempre falta de capacidades.






La diferencia que aportan los test frente a otras técnicas u otros métodos de evaluación y selección es que son instrumentos científicos fruto de un proceso de elaboración complejo sujeto a normas técnicas muy precisas.
 
Se pueden realizar cuando se opta a un puesto, tanto de la Administración (a través de oposiciones) como de las empresas privadas. Es por ello, que a continuación te damos una serie de recomendaciones para realizar estas pruebas, que esperamos te sean de utilidad:

  • Entérate si los errores suponen descuentos en la puntuación. Los test psicotécnicos suelen puntuarse: aciertos – (errores:(número de alternativas - 1)).
  • Generalmente las primeras preguntas suelen ser las más sencillas; de todas formas si una pregunta no te sale, es mejor no detenerse y pasar a la siguiente.
  • La mayoría de los test están pensados para que casi nadie llegue al final y así se puede obtener la máxima calificación sin responder a todas las preguntas.
  • No negarse a realizar estas pruebas; las personas que se oponen a su realización suelen sacar peores resultados en las mismas.

Nos gustaría también hacer una serie de recomendaciones sobre los test de personalidad en particular, ya que, aunque es complicado prepararlos, conviene saber que:

  • No hay un perfil mejor, depende del puesto.
  • Lo mejor es intentar contestarlos de forma sincera y sin pararse demasiado la respuesta.
  • La información de la entrevista o la que proviene del C. Vitae es más importante que la de los test de personalidad.

Los test, como cualquier otra prueba, se pueden preparar, trabajar y así adquirir una cierta experiencia o soltura cuando llegue el momento de su realización.

Si quieres ampliar esta información o realizar cualquier consulta, te recomendamos que contactes con un tutor de Inaem Orienta.

Síguenos en Facebook, twitter y linkedin

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consejos para activar tu inscripción en la Bolsa de Empleo del SALUD

¿Dónde puedo encontrar trabajo en las fiestas del Pilar?

Cuidado: Un contrato mercantil No es un contrato de trabajo