martes, 29 de abril de 2014

Las empresas buscan algo más que un buen expediente académico

Un excelente expediente académico ya no garantiza una gran carrera profesional, cada vez más se valoran habilidades que no se incluyen en libros de texto. Se trata de las competencias transversales denominadas softskills en el mundo anglosajón y que se consideran indispensables para que los estudiantes tengan un buen desarrollo personal y profesional.
 
Estas competencias son las que marcan la diferencia entre un profesional bueno y uno excelente, según señala el último informe de Mckinsey centrado en la relación entre la educación y empleo en Europa. Este estudio reconoce que el bajo nivel de destrezas transversales, capacidad de comunicarse correctamente, tanto por escrito como oralmente, la pasión y creatividad como los principales déficits de los jóvenes. Estas carencias aparecen incluso en titulados con un brillante expediente académico, así pues, hace falta algo más para desarrollar una buena carrera profesional.

Una vez consolidada una formación de base, llegan las competencias que aportan valor añadido:
 
Idiomas
 
El dominio de idiomas aparece como la primera gran habilidad transversal, es una de las capacidades imprescindibles que todo profesional debería cultivar. Un titulado que no hable idiomas extranjeros verá más limitado su campo de trabajo, tanto geográficamente como temáticamente. En definitiva, tendrá menos oportunidades para continuar formándose y para encontrar empleo. Aparte, enriquecen el modo y la manera de conocer y comprender a los otros, cualquiera que sea su cultura e idiosincrasia, mejoran la comunicación.
 
Capacidad comunicativa
 
La capacidad comunicativa destaca como una de las competencias fundamentales actualmente. Aprender a hablar con un discurso estructurado y coherente que permita exponer, argumentar con seguridad. También escribir de manera clara, efectiva y organizada es importante, una idea puede ser brillante, pero debemos saber explicarla de forma correcta.
 
Trabajo en equipo
 
El nuevo profesional debe ser capaz de combinar un conocimiento profundo de su especialidad con el trabajo en equipo junto a profesionales de otras áreas; el trabajo multidisciplinar es fundamental hoy para llevar a cabo la mayor parte de los proyectos y cada vez existen menos profesiones en las que se trabaja de forma aislada. Incluso un líder nato necesita formar parte de un equipo.
 
Pasión
 
La pasión por lo que se hace es el motor de cualquier carrera profesional, la pasión implica afán de superación y mejora continua. Este factor marca la diferencia entre lo correcto y lo sobresaliente. Hay que poner todo el empeño, fuerza e ilusión en cada proyecto que se decida emprender. Esta tenacidad debe ir acompañada de resistencia al fracaso y perseverar en nuestros objetivos.
 
Capacidad para superar el fracaso
 
En una sociedad como la nuestra, es necesario una gran fuerza mental que permita superar la inestabilidad ya que los proyectos no salen a la primera, la capacidad de superar el fracaso sin caer en el desánimo es fundamental.

Creatividad

Una mente creativa es una mente abierta y capaz de ser crítica. Se desarrolla mejor en contextos con escasa presencia de ideologías preconcebidas. Para innovar hay que comprender la sociedad que nos rodea para desarrollar nuevas respuestas a las necesidades. Podemos aprender de cualquier persona y fuente de información, aunque no esté relacionada con nuestro ámbito de trabajo.

Competencia tecnológica

Todas las habilidades anteriores se desarrollan en un entorno virtual. La competencia tecnológica lo abarca hoy todo. Saber gestionar la información que hay en Internet y ser capaces de obtener datos relevantes, pero también saber almacenarlos y usarlos. Habilidad para trabajar y liderar en red haciendo uso de las redes sociales y otros recursos para favorecer el trabajo en equipo. Y por último, dominar canales de comunicación en línea y los programas para elaborar presentaciones, así como la capacidad de manejar datos y analizarlos.
 
Idiomas, competencia tecnológica, capacidad comunicadora, pasión, trabajo en equipo, creatividad, ….salvo las dos primeras competencias, el resto no se aprenden en el aula y son competencias necesarias para conseguir un buen desarrollo profesional.
Te recomendamos que visites Inaem Orienta. Podrás registrarte fácilmente y solicitar el asesoramiento de un tutor on line.
 
Síguenos en Facebook y Twitter
 
 
 
 


1 comentario: