¿Por qué Bertín ha cerrado su restaurante? Los errores más comunes al emprender.

En poco más de un año el restaurante que Bertin Osborne abrió en Zaragoza ha tenido que cerrar sus puertas ¿Por qué este fracaso?


closed
Montar una empresa es fácil; que funcione y sobreviva es lo difícil.

Uno de los principales rasgos del tejido empresarial español es su baja esperanza de vida.

La tasa de supervivencia de las empresas españolas es de las más bajas de la OCDE. Lo últimos datos de demografía empresarial del Instituto Nacional de estadística (INE) señalan que sólo sobreviven el 40% de las compañías transcurridos 5 años desde su creación. Para que no te pase a ti, lee atentamente los errores más frecuentes a la hora de emprender:



1.- No tener un Plan de Empresa.  La mayor parte de las personas que emprenden un negocio tienen una idea; pero no plasman esa idea en un Plan de negocios. Un papel y un lápiz pueden salvarte de la ruina: Si el alquiler del local en Puerto Cinegia nos cuesta 4.500 euros al mes (sin contar los costes de decoración y acondicionamiento); si los salarios y la seguridad social de las 9 personas que tenemos contratadas nos suponen 12.000 euros más, contando los consumos de agua, luz, gas, teléfono, limpieza, materias primas… al final necesitamos facturar entre 30.000 y 40.000 euros al mes ¿podemos facturar 1.000 euros al día? En Inaem Orienta te guiamos para hacer Tu propioPlan de Empresa.

2.- Centrarse en las ayudas y subvenciones. El negocio debe funcionar por sí mismo, no por las ayudas y subvenciones, que a veces llegan tarde. Las subvenciones pueden ser el pequeño empujón que te ayude a empezar, pero nunca la base de tu empresa.

3.- No tener en cuenta a la Administración. Según datos del Banco Mundial, abrir un negocio en nuestro país suele costar una media de 13 días (frente a los 2 de Canada o los 4 que se tarda en Bélgica, Francia, Dinamarca o Estonia), y requiere una media de 10 procedimientos. Licencias, permisos, autorizaciones… ten en cuenta todos los requisitos y plazos necesarios que necesitas para empezar antes de lanzarte al mercado.

4.- No escuchar al mercado: El hecho de que nos encante nuestro producto o servicio no significa necesariamente que alguien esté dispuesto a pagar el precio que le hemos puesto. Es habitual enamorarse demasiado de nuestra idea y no saber adaptarla a las demandas de la clientela. Es necesario planificar; se planifica para tener en cuenta lo que puede pasar; pero se debe actuar con lo que pasa realmente.

5.- Confundir facturar con cobrar, o creer que vender más ganar más. Lo que verdaderamente marca el éxito de un negocio son los beneficios, no los ingresos, ni las ventas. Podemos vender mucho y cobrar poco, o tener unos costes que nos generen perdidas. Este error lo han aprendido tarde muchas tiendas online al descubrir que los costes de distribución eran una losa que sepultaba sus beneficios y en realidad estaban trabajando para las compañías logísticas.

6.- Creer que la mejor amistad va a ser la mejor sociedad. Solemos asociarnos con las personas más cercanas (amistades, familiares, etc.) y no siempre con los más adecuados para el negocio. A la hora de elegir a las y los socios deberíamos basarnos en criterios profesionales (además del aprecio mutuo). No des nada por supuesto, mejor por escrito: el reparto de tareas, funciones, responsabilidades, beneficios, participación de cada uno lo más claras posibles desde el principio y sobre el papel. Nunca mezclar los gastos personales con los del negocio, no es cuestión de confianza o desconfianza, es cuestión control y eficacia.

7.- No formarse en gestión empresarial. ¿Sabes lo que el leasing o el renting pueden hacer por ti? ¿sabes lo que es el IAE, CNN, módulos, IRPF, IVA, NIF, BI, ERP, CRM, TPV, SGA…? Qué las siglas no te mareen, nadie puede saber de todo, fórmate y  pide ayuda a profesionales cuando veas que el tema te supera.


Elegir mal la forma jurídica, presupuestos equivocados, no definir el público objetivo, sobreestimar los beneficios, ignorar la competencia, olvidar los canales de distribución o la importancia de las y los proveedores, no contar con el impacto en nuestra vida personal… son muchas las cosas que pueden fallar, si no somos conscientes de ellas; pero la emoción de crear algo desde cero, de hacer realidad una idea, el orgullo de tener el valor y la valentía de intentar algo nuevo para mejorar nuestra vida y la de los que te rodean, de ser responsable de nuestro éxito, de tomar el control, nos da una satisfacción que difícilmente puede darnos al tener un empleo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Causas, efectos y cifras de la brecha digital

10 Buenas prácticas empresariales para el personal

Tarjeta del paro suspendida: ¿Qué hago?